¿Qué beneficios buscamos en una marca?

c
17 octubre, 2011

Continuando con los datos aportados por el estudio referido en el post anterior, es el momento de conocer la clasificación de beneficios que el consumidor busca en una marca, lo que acrecienta o disminuye el grado de implicación, que lo es todo en la medición de la efectividad de una marca.

El proceso de implicación pasa primero -obviamente- por la percepción de la marca. Una vez conocida ésta, se sube al peldaño de la familiaridad. La marca ya es conocida y no quedamos indiferentes ante ella. Es el momento de lograr que el consumidor comience a realizar asociaciones beneficiosas que conllevarán la meta de fidelidad y compromiso, o lo que es lo mismo, el objetivo de la implicación.

Detengámonos en el penúltimo hito: los beneficios como camino hacia la implicación. Éstos se dividen en tres tipos:

A) Beneficios funcionales: comer, beber, vestirnos, desplazarnos, etc.
B) Beneficios simbólicos: autoconcepto, rol y pertenencia grupal.
C) Beneficios experienciales: sensaciones, placer, diversidad y estimulación cognitiva.

En el intento de lograr la implicación, no debemos olvidar que alrededor del producto o servicio hay que construir una experiencia, lo que llamará la atención emotiva del consumidor, la forma más efectiva de llegar a él. Asimismo y tocando la parte más social, no olvidar que los consumidores no son seres únicos, sino que forman parte de tribus que también pretenden experiencias conjuntas, como demuestran las actuales técnicas de publicidad en los medios sociales online.

Déjanos tu comentario.