La dictadura de los algoritmos

c
22 noviembre, 2011

Mark Zuckerberg, creador de Facebook, dijo a un periodista: “Saber que una ardilla se muere en tu jardín puede ser más relevante en este momento para tus intereses que saber que muere gente en África”. Con esa idea sobre la relevancia de contenidos en Internet, empezó el activista político Eli Pariser el pasado mes de marzo una de las charlas más impactantes que he visto en el marco de TED.

En su discurso, Pariser hace una advertencia sobre la forma en la que los algoritmos personalizan la información que se nos muestra cuando hacemos una búsqueda en Google o miramos la actividad de nuestro muro en Facebook. Para ello se basa en lo que denomina “La burbuja de filtros”. Estos algoritmos exhiben lo que cree que queremos ver, y para ello, discrimina gran parte de una información global que quizás contenga datos que sí queremos consultar, y que sin embargo, nunca nos llegarán, o no en el momento adecuado, perdiendo así el usuario una visión en conjunto y más democrática de aquel concepto por el que está interesado.

Por ejemplo, Google tiene en cuenta hasta 57 filtros que personalizan los resultados de búsqueda al usuario -qué ordenador tiene, qué navegador usa, desde dónde hace la búsqueda, etc.-, lo que se traduce en que no todos vemos lo mismo aunque hagamos búsquedas idénticas.

Pariser compara estos algoritmos con lo que en la web 1.0 eran los editores de contenidos, incluso los pone en peor lugar, pues asegura que estos robots carecen de valores que los primeros sí tenían, y aconseja a los programadores dotarlos de una responsabilidad cívica, ampliando la libertad de la que actualmente disponemos los internautas a la hora de decidir acerca de qué contenidos queremos que nos llegue.

Déjanos tu comentario.